La sección de bellas artes del Museo Provincial queda bajo la órbita de la Academia (1922)

La sección de bellas artes del Museo Provincial queda bajo la órbita de la Academia (1922)

Desde el nombramiento de Pablo Cabrera (marzo de 1919) como director del Museo Provincial el proceso de especialización de las secciones se consolida. Ese año, a través de un decreto, se formaliza la separación de la sección de historia natural (con respecto de la histórico-colonial y la artística). Por otra parte, desde mayo de ese año la sección histórico-colonial pasa a funcionar en la Casa del Virrey Sobremonte (inmueble finalmente adquirido por el gob. prov. en 1926) y, dado el interés del nuevo director por las temáticas históricas (particularmente, por el período colonial), su atención se focaliza allí. Por último, la sección artística sigue ocupando el edificio diseñado por Juan Kronfuss y finalizado en 1916.
La situación configurada por la relativa autonomía de las secciones del Museo Provincial y su dispersión en diversas sedes, ha dejado a la colección de bellas artes (que permanece en el edificio del Parque Sarmiento) en una situación casi acéfala. A pedido de Pablo Cabrera y aconsejado por Alejandro Carbó, Dir. Gral. de Enseñanza Normal y Especial, en 1922, se decide realizar el traspaso de la sección artística del museo a la órbita de la Academia Provincial de Bellas Artes. Previamente a la concreción de este acto se designa a José Malanca (recientemente egresado de la academia) ayudante conservador, quedando a su cargo las tareas de acondicionamiento de la colección de arte.

E. Gómez Clara

E. Gómez Clara

Desde el 25 de noviembre de 1922 la sección artística (también denominada “Salón de Bellas Artes”) queda bajo la responsabilidad de Emiliano Gómez Clara, director de la Academia Prov. de Bellas Artes, y de Carlos Camilloni quién, además de desempeñarse como docente, es designado asesor artístico ad-honorem del salón.
La superposición de responsabilidades y las exiguas asignaciones presupuestarias son, entre otros, elementos que limitan el desenvolvimiento del museo en los siguientes años. Esta situación institucional se prolonga hasta 1930, año en que es designado el primer director del Museo Provincial de Bellas Artes, Antonio Pedone.


REFERENCIAS

 ARTÍCULOS RELACIONADOS