Víctor Manuel Infante (director del museo, 1953-1955; 1956-1963)

1953_Infante

Al asumir la dirección en 1953, Víctor Manuel Infante emprende un extenso plan de acciones en el museo: impulsa un proyecto de ampliación del edificio (que se concreta en 1962), un programa de exposiciones en el interior provincial, acuerdos con agencias culturales extranjeras para realizar diversas actividades. Dinamiza también la agenda de exposiciones en la sede del museo donde, a la muestra permanente de colección, se suman otras de artistas argentinos contemporáneos. La consolidación del vínculo con Industrias Kaiser Argentina (IKA) da lugar a la concreción de los llamados “Salones IKA” y de la Primera Bienal America de Arte, que se presentan en la sede del museo. Infante promueve también el acopio de material con la intención de crear una biblioteca especializada en el museo. “Estoy al frente de este museo desde hace tres meses y estoy tratando de ‘refrescarlo’…”, dice en 1953. Su gestión se interrumpe con el golpe de Estado de 1955, momento en el que asume la dirección del museo, en carácter de interventor, Ernesto Soneira. Finalizada la intervención, en 1956 Infante retoma su cargo de director, lo que le brinda la posibilidad de concretar varios de los proyectos que se había propuesto inicialmente.

DATOS BIOGRÁFICOS
INFANTE, VÍCTOR MANUEL
(Córdoba, 1915 – 2010)
Estudió en la Academia Provincial de Bellas Artes. Obtuvo allí el título de Profesor de Pintura y Dibujo, y el de Dibujante de Arquitectura (1937). Amigo de Horacio Álvarez y Ernesto Farina, compartió con ellos y otros artistas de su generación una etapa de cierta bohemia que contaba, entre sus lugares frecuentes de reunión, al taller del ceramista Fernando Arranz. Aunque de manera esporádica participó en exposiciones realizadas en Córdoba, sus intereses se volcaron rápidamente hacia la gestión de actividades artísticas. Desde la década del cuarenta, su nombre aparece asociado a numerosos eventos (exposiciones, salones, conferencias), como también a diversas instituciones artísticas locales (academia, museos, agrupaciones de artistas). Dictó clases en la Escuela Prov. de Bellas Artes “Dr. J. Figueroa Alcorta”, en la que ocupó también la vicedirección y dirección entre los años cincuenta y sesenta. Fue director del Museo Provincial de Bellas Artes “Emilio Caraffa” (1953-1955; 1956-1963) y del Museo Municipal de Bellas Artes Genaro Pérez (desde 1966). Estuvo involucrado también en la creación de otros museos de la ciudad y del interior provincial: de Arte Religioso “Luis de Tejeda”, del Teatro y la Música de Córdoba “Cristóbal Aguiar”, del Hospital San Roque “Obispo Salguero”, “Walter de Navazio (Bell Ville), “Fernando Fader (Loza Corral), “Leopoldo Lugones” (Villa de María, Río Seco), “Fernando Fader”, luego llamado “Museo de la Ciudad” (San Francisco), “Octavio Pinto” (Totoral). Siendo director del Museo Caraffa, intervino activamente en la organización de la Primera Bienal Americana de Arte, patrocinada por Industrias Kaiser (fue comisario general, además de integrar el jurado de selección por Argentina de este evento). Fue director de la Fundación Pipino y Marquez y miembro de número de la Academia Nacional de Bellas Artes.


ARTÍCULOS RELACIONADOS