Una alegoría justicialista en el Museo (1954)

Alegoría “La nueva Argentina justicialista”, fachada del museo, 1954.

 

“La ubicación de esta hermosa obra artística de monumentales dimensiones no pudo estar mejor lograda. Tiene como fondo la columnata neoclásica del edificio del Museo Provincial de Bellas Artes frente a la Plaza Eva Perón y a un costado de la entrada del Parque Sarmiento de la ciudad y uno de los más hermosos del interior del país. Lugar alto y recogido, sector residencial del núcleo urbano, llega hasta él el suave susurro de la fresca del bosque del paseo próximo y el soplo de la brisa fresca del anochecer, favoreciendo así el esparcimiento y la alegría de la multitud concurrente.” (Córdoba, 08/01/1955)

La cita, proveniente del diario Córdoba, correspondía a la descripción de la monumental obra que había sido emplazada frente a la fachada del museo, entre los meses de noviembre y diciembre de 1954, con motivo de las celebraciones de fin de año.
El conjunto plástico allí montado, venía a reemplazar al pesebre navideño que habitualmente se erigía en ese espacio. Su realización había sido una iniciativa del gobierno provincial, que por esos años recaía en al figura de Raúl Felipe Lucini y su ejecución -previa presentación de la maqueta en los medios periodísticos- estuvo a cargo de un grupo de artistas locales vinculados a la Escuela Prov. de Bellas Artes, entre los cuales figuraban Manuel Coutaret, Francisco Vidal, Celso Amici, Egidio Cerrito y Manuel Martínez Riádigos.
El conjunto alegórico titulado La Nueva Argentina Justicialista, fue inaugurado el 27 de diciembre de 1954. La obra proponía una visión celebratoria del presente y para ello se valía de imágenes muy concretas acerca de los progresos que el peronismo había hecho posible, estableciendo claramente una distinción entre dos temporalidades, un antes y después en las condiciones de vida de los habitantes y en el progreso nacional. Además del carácter monumental y simbólico de la instalación, que captó la atención de una amplia concurrencia de público, el acto inaugural estuvo acompañado por numerosos eventos -fuegos artificiales, números musicales y desfiles- destinados a despertar el interés de los asistentes.
Hacia mediados del mes de enero de 1955 la obra fue desmontada con la promesa de ser exhibida en localidades del interior provincial durante la temporada veraniega.


 REFERENCIAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS