UN EDIFICIO CENTENARIO (1916-2016)

UN EDIFICIO CENTENARIO (1916-2016)

caraffa-rovelli_mini

Museo Caraffa, ca. 1920, Col. Mercedes Boixados.

“La construcción del nuevo edificio […] permitirá contar con un espacio adecuado y suficiente para instalar debidamente las colecciones, especialmente la sala de pintura, donde podrán concurrir a trabajar cómodamente el público y los alumnos de la academia.” (Mensaje del Gobernador Ramón J. Cárcano, leído en la apertura de la Legislatura, mayo 1916)

En 1915 el gobierno de Cárcano encomendó al arquitecto húngaro Juan Kronfuss, recientemente radicado en Córdoba y designado Director General de Arquitectura de la Provincia, el diseño de un edificio para el Museo Provincial. Un intento anterior, también requerido a Kronfuss (en 1912, por el Gobernador Garzón), había sido rechazado por tratarse de una propuesta arquitectónica de línea neocolonial que no se correspondía con las nuevas ideas de progreso. En esta segunda oportunidad, Kronfuss propuso un edificio neoclásico (que en principio albergaría la sección de bellas artes) que fue aceptado. El emplazamiento escogido (un terreno próximo a Plaza Chacabuco, actual Plaza España) aseguraría al museo una presencia imponente en una zona de la ciudad que expresaba cabalmente el impulso modernizador: el barrio de Nueva Córdoba. En 1916 se dio inicio a la construcción que, en realidad, estaba acotada al desarrollo de una pequeña porción de lo proyectado por el arquitecto. Así era descripto en el diario Los Principios:

“El actual proyecto constituye una parte de la construcción total  y corresponde a las actuales necesidades del museo. Debajo del salón único que se construye, se ha dejado un espacio para la construcción de un sótano que será ejecutado cuando la ampliación del museo lo reclame, sótano destinado a objetos que por su peso no puedan colocarse en el salón. […] La parte a construirse deberá quedar terminada, según lo estipula el contrato, el día 1º de mayo y al efecto se han emprendido los trabajos de fundaciones […]” (Los Principios, 06/02/1916)

La fecha programada para la finalización coincidía con dos eventos significativos, aunque de diferente naturaleza; por una parte, la realización del primer Salón de Arte de Córdoba (que finalmente tuvo lugar en el Pabellón de las Industrias) y la terminación del mandato de Cárcano como gobernador. Los plazos del contrato no fueron cumplidos y la obra se dio por concluida recién el 31 de agosto de 1916. Para ese entonces el nuevo gobernador electo, el radical Eufrazio Loza, había designado como Director del Museo Provincial a Deodoro Roca, quien tomó posesión del edificio en septiembre de ese año, realizando de inmediato las gestiones para el traslado de la colección de arte. La particular coyuntura (demora en la ejecución de la obra y alternancia de gobierno) explica que el acontecimiento no fuera objeto de ningún acto oficial de inauguración, pasando desapercibido en la prensa de la época. Su relevancia no era sin embargo poca: se trataba de uno de los primeros edificios construidos en Argentina específicamente para albergar un museo de este tipo, y particularmente, una colección de bellas artes.Con el tiempo, el edificio ideado por Kronfuss paso a convertirse en una suerte de ícono arquitectónico de la ciudad que, aún luego de sucesivas transformaciones (no solo de la propia construcción, sino del entorno) continúa siendo observado con atención y curiosidad.

museo-tarjeta_arch-fotog

Vista de la Plaza España, tarjeta postal; gentileza del Archivo Fotográfico de Córdoba.


REFERENCIAS
NOTAS RELACIONADAS