Mon cher Noir. Horacio Juárez en la colección del MEC

Mon cher Noir. Horacio Juárez en la colección del MEC

“… el recuerdo verdadero deberá proporcionar, por lo tanto, al mismo tiempo una imagen de quien recuerda, así como un buen informe arqueológico debe indicar no sólo de qué capa provienen los hallazgos sino, ante todo, qué capas hubo que atravesar para encontrarlos.” (W. Benjamin)

A partir de un importante conjunto de obras y documentos del escultor Horacio Juárez (Córdoba, 1901 – Buenos Aires, 1977) recientemente donado a la colección del Museo Caraffa*, Mon cher noir se propone como un ejercicio de reconstrucción de la trayectoria del artista, desde las inusuales posibilidades que esta conjunción representa. Catálogos, periódicos, fotografías, reproducciones de obras ausentes, son parte del material que, junto a las piezas artísticas ahora disponibles, componen un recorrido que procura explorar, sin agotarla, una constelación de relaciones de bordes imprecisos a través de su potente figura. Así, la procedencia obrera de Juárez, sus inicios en la academia, el viaje europeo como becario, la militancia política, su consagración en los salones oficiales, su traslado a la capital porteña, son algunos de los eventos que permiten articular la escena plástica cordobesa de la primera mitad del siglo XX con desarrollos artísticos de escala nacional e internacional, indisociables a su vez de ciertos procesos políticos y sociales que los modulan. “Mon cher Noir, “mi querido Negro”, “caro Negro”, “che Juárez”, los apelativos con que amigos y conocidos se dirigen a Horacio Juárez en las numerosísimas cartas que integran su archivo personal, nos hablan justamente de conexiones entre puntos (en apariencia) tan distantes como Córdoba, París, Barcelona, Rosario, Unquillo, Venecia, Buenos Aires o Tucumán, a la vez que nos permiten acercarnos a las obras desde una perspectiva que pone en evidencia la complejidad que toda producción artística supone; esto es, la tensión entre lo individual y lo colectivo, entre la autonomía estética y la refracción del universo social que en ella se verifica.

*Donación de Manolo Juárez, hijo del artista, 2018.

Curaduría: Área Colección – Museo Caraffa

Expo: Mon cher Noir. Horacio Juárez.  Horacio Juárez en la colección del MEC. 13/12/2018 al  10/03/2019, Salas 8 y 9.


Extracto del catálogo general que acompañó la exposición
Juarez catalogo diciembre 2018
paginas Horacio Juarez-2

 

 

 

 

 

 

 

Horacio Juárez

(Córdoba, 1901 – Buenos Aires, 1977) Escultor. De origen humilde, obrero en diferentes rubros; estudió en la Academia Prov. de Bellas Artes, de la que fue expulsado con motivo de una huelga estudiantil que encabezó en 1928. Entre 1930 y 1933 una beca del gobierno provincial le permitió continuar sus estudios en Europa (principalmente en París). Participó en 1931 en el Salón de los Superindependientes. Al regresar a Argentina, en 1933, realizó en Córdoba un polémica exposición en la que presentó su producción europea. En 1937 se radicó en Buenos Aires donde, además de completar sus estudios artísticos en la Escuela Nac. de Bellas Artes P. Pueyrredón, desarrolló la mayor parte de su obra. Participó intensamente en salones y certámenes, lo que le valió numerosas distinciones entre las que se destacan: Premio Estímulo por Torso (1929) y Cabeza de mujer (1934), Premio Composición por Muchachas tristes (1936), Segundo Premio y Primer Premio de la CNC, por Flor serrana y Amanecer (1937 y 1941), Primer Premio, por Pitanguá (1939), Gran Premio-Adquisición, por Pulso (1944) en el Salón Nacional de Bellas Artes; Segundo Premio por otra versión de Flor serrana (1941) y Medalla de Oro a la Figura, por Pitanguá (1945), en el Salón Municipal de Pintura y Escultura de Córdoba; Primer Premio “Dirección de Turismo”, por Fatiga, en el Salón de Otoño organizado por el Minist. de Obras Públicas de Córdoba (1949); Premio Palanza (1952); Gran Premio de Escultura por Crepúsculo (1956) y Premio Especial “Fondo Nacional de las Artes” por Aconquija (1962) en el Salón de Artes Plásticas de Córdoba; Gran Premio de Escultura, Salón Munic. de Artes Plásticas Manuel Belgrano a Figura (1965). Integró el envío argentino a la Bienal de San Pablo (1957). Realizó monumentos públicos en Buenos Aires y en el interior del país; entre otros: a Jerónimo Luis de Cabrera (Córdoba, concretado, luego de un concurso fallido, en 1955); al Gral. San Martín (Recoleta); a la Marina (San Nicolás de los Arroyos); Altar de la Patria (Campo de Mayo). Desarrolló paralelamente una importante labor como docente: fue, desde 1941, profesor de Modelado en la Escuela Nac. de Bellas Artes M. Belgrano y, radicado en Tucumán, actuó durante varios años como Jefe de la Sección de Escultura del Dpto. de Artes de su Universidad (1959-1965). Dictó también clases en su taller particular, donde tuvo como discípulos a Clara Ferrer Serrano y Horacio R. Suárez. Su interés por el ejercicio reflexivo lo llevó en ocasiones a colaborar en publicaciones periódicas como La Voz del Interior, Frente y Forma.

Agradecemos a Manolo y Mora Juárez, Carolina Romano, Sergio Díaz, por sus valiosos aportes para la concreción de esta exposición.

 

https://vos.lavoz.com.ar/artes/horacio-juarez-un-ejercicio-de-reconstruccion

https://vos.lavoz.com.ar/musica/la-belleza-y-la-libertad-en-el-cielo-de-manolo-juarez

https://ar.radiocut.fm/audiocut/entrev-manolo-juarez/